• E.M.A

MALUCHA SOLARI

Actualizado: 15 ago

María Luisa “Malucha” Solari Mongrio

Bailarina y coreógrafa

1920 – 2005

Desde Nicaragua y destacando desde pequeña en las artes ligadas a la danza, fue autora de la primera obra de Ballet creada en Chile, “Umbral del Sueño” (1951). Con el espíritu de enaltecer la disciplina de la danza, junto con su visión del mundo y su amor por la docencia, se preocupó de desarrollar y fortalecer la disciplina en la educación institucional, llevándola también a los sectores más aislados de la sociedad.

María Luisa “Malucha” Solari nació el 24 de diciembre en 1920, en la ciudad de Matagalpa, Nicaragua, pero a sus nueve años y junto a su familia viajó a Chile. Esto, justo en la época donde se realizaba la reforma universitaria del Congreso Nacional de Música, que daría posterior paso a la creación de la Facultad de Bellas Artes.

Formó una virtuosa dupla de piano junto a su hermana Olga, sin embargo, sus intereses e inclinaciones estaban más enfocadas en la danza moderna. Fue en la década del treinta cuando Malucha coincide con la maestra Andrée Haas, quien es la principal responsable del crecimiento de la disciplina en Chile mediante sus clases y presentaciones.

En 1945 se da el nacimiento y creación del Ballet Nacional Chileno (BANCH) en la Universidad de Chile, lo que significa un punto clave para la danza moderna a nivel nacional, dándole la importancia institucional que la disciplina merece. Para la conformación de este Ballet, se convocó a distintas personas, entre ellas, Malucha Solari, quien desde un comienzo destacó por su talento y capacidad de intérprete.

Ya para 1947, recibe una beca del Consejo Británico, que la lleva al Reino Unido a perfeccionar su técnica en la prestigiosa escuela Sadler 's, ampliando también su visión del mundo. En su vuelta a Chile, nuevamente forma parte del BANCH, estrenando en 1951 su primera coreografía “El Umbral del Sueño”, junto a la música del compositor Juan Orrego. Tres años después, estrenó la obra “Façade”, la cual fue interpretada por destacados y destacadas artistas como Alfonso Unane, Nora Salvo y Patricio Bunster.

En 1962, Malucha realiza su segundo viaje a Brasil, considerándose este uno de los hitos importantes de su vida y carrera, formándose principalmente en danzas africanas. Dos años más tarde, en 1964, vuelve al BANCH como parte de un movimiento que busca llevar la disciplina de las danzas a sectores más vulnerables y de menos acceso, saliendo de las instituciones. Aquí, Malucha crea el Ballet de Cámara (BALCA), surgido en las entrañas del Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile. Este, tuvo como objetivo, principalmente realizar giras en poblaciones a lo largo de todo el país.

En estas giras, tuvo la posibilidad de incorporar los aprendizajes vividos en Brasil sobre las danzas afrobrasileñas, además de reforzar la disciplina del ballet clásico. En este esfuerzo por fortalecer las danzas y ampliar el impacto social de la disciplina, realizaría su tercer viaje, esta vez a Moscú.

En 1969 conforma la Escuela Coreográfica Nacional y el Ballet Juvenil del Ministerio de Educación, que tuvo presencia hasta 1974, siendo estos uno de sus principales logros en su historia ligada a la danza. Llegada la dictadura militar en 1973, Malucha comienza a poner foco en un proyecto personal: la creación del Instituto de Danza Malucha Solari (IDMAS), además de su participación en el proyecto Mobile, dirigido por Hernán Baldrich.

Fue la formadora del Consejo Chileno de Danza y de la Escuela de Danzas de la Universidad Arcis. Además, con colaboración del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), trabajó en proyectos sociales y artísticos para estudiantes en poblaciones en San Joaquín, La Legua y San Antonio.

En 1991 fue nombrada parte y miembro de la Academia Chilena de las Bellas Artes y posteriormente, en 2001, recibió un reconocimiento a través del Premio Nacional de Artes Musicales, siendo Malucha, la primera figura chilena ligada a la danza en recibir este distintivo.

El 30 de julio del 2005, María Luisa “Malucha” Solari, muere a causa de un enfisema pulmonar, dejando un gran legado en el mundo del arte y danza nacional.

Ilustración: Maliki Marcela Durán

Biografía: Valentina Basáez Rodríguez

Fuentes: Universidad de Chile , Memoria Chilena , Academia Chilena de Bellas Artes



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo